miércoles, 3 de noviembre de 2010

Manifiesto Bocamanga (fragmento)

No vivimos en la misma linea de tiempo que otras culturas. Estamos en una posición en que ningún otro país y ninguna otra sociedad han estado antes. No podemos quedarnos con la visión de que estamos atrasados. Si sólo tratamos de alcanzar a los demás, en lugar de poner nuestros ojos en la meta, nunca los vamos a superar. Debemos crear nuestras propias metas. Elegir y crear nuestro propio camino.

Muchos grandes escritores han sido considerados profetas, por haber descrito muchos de los avances tecnológicos tal y cual los conocemos el día de hoy. Sin embargo, más que profetas, fueron inspiradores. Al escribir lo que imaginaban, plantearlo como una posibilidad y compartirlo con el mundo, permitieron que otros lo pudieran también imaginar. Esto inspiró a que enfocaran sus esfuerzos para crear todos estos inventos. Así pues, la literatura no sólo sirve para imaginar y entretenernos, sino también para inspirarnos ¡y dirigir el desarrollo de una sociedad!

¿Necesitamos todo lo que se producen en otros países cuando nuestras necesidades son tan diferentes? Tecnología, política, economía, en fin. La literatura es el campo para imaginar todo eso. Para proponer cómo queremos que funcione el mundo, nuestra sociedad y nuestro entorno. ¡Para definir nuestro presente y también nuestro futuro! Para advertirnos de los peligros. Para que políticos, economistas y científicos comprendan ¡Cómo diablos queremos vivir!

¡Es hora de escribir la historia! ¡Escribir nuestro presente y nuestro futuro! ¡Alterar y transformar el mundo! ¡Es hora de iniciar el movimiento literario Bocamanga!

No hay comentarios:

Publicar un comentario en la entrada